El retrato oval, de Edgar Allan Poe (traducción Cortazar)

(pintura por Elisabeth Louise Vigée-LeBrun)
El castillo al cual mi criado se había atrevido a entrar por la fuerza antes de permitir que, gravemente herido como estaba, pasara yo la noche al aire libre, era una de esas construcciones en las que se mezclan la lobreguez y la grandeza, y que durante largo tiempo se han alzado cejijuntas en los Apeninos, tan ciertas en la realidad como en la imaginación de Mrs. Radcliffe. Según toda apariencia, el castillo había sido recién abandonado, aunque temporariamente. Nos instalamos en uno de los aposentos más pequeños y menos suntuosos. Hallábase en una apartada torre del edificio; sus decoraciones eran ricas, pero ajadas y viejas.
Colgaban tapices de las paredes, que engalanaban cantidad y variedad de trofeos heráldicos, así como un número insólitamente grande de vivaces pinturas modernas en marcos con arabescos de oro. Aquellas pinturas, no solamente emplazadas a lo largo de las paredes sino en diversos nichos que la extraña arquitectura del castillo exigía, despertaron profundamente mi interés, quizá a causa de mi incipiente delirio; ordené, por tanto, a Pedro que cerrara las pesadas persianas del aposento —pues era ya de noche—, que encendiera las bujías de un alto candelabro situado a la cabecera de mi lecho y descorriera de par en par las orladas cortinas de terciopelo negro que envolvían la cama. Al hacerlo así deseaba entregarme, si no al sueño, por lo menos a la alternada contemplación de las pinturas y al examen de un pequeño volumen que habíamos encontrado sobre la almohada y que contenía la descripción y la crítica de aquéllas.
Mucho, mucho leí… e intensa, intensamente miré. Rápidas y brillantes volaron las horas, hasta llegar la profunda medianoche. La posición del candelabro me molestaba, pero, para no incomodar a mi amodorrado sirviente, alargué con dificultad la mano y lo coloqué de manera que su luz cayera directamente sobre el libro.
El cambio, empero, produjo un efecto por completo inesperado. Los rayos de las numerosas bujías (pues eran muchas) cayeron en un nicho del aposento que una de las columnas del lecho había mantenido hasta ese momento en la más profunda sombra. Pude ver así, vívidamente, una pintura que me había pasado inadvertida. Era el retrato de una joven que empezaba ya a ser mujer. Miré presurosamente su retrato, y cerré los ojos. Al principio no alcancé a comprender por qué lo había hecho. Pero mientras mis párpados continuaban cerrados, cruzó por mi mente la razón de mi conducta. Era un movimiento impulsivo a fin de ganar tiempo para pensar, para asegurarme de que mi visión no me había engañado, para calmar y someter mi fantasía antes de otra contemplación más serena y más segura. Instantes después volví a mirar fijamente la pintura.
Ya no podía ni quería dudar de que estaba viendo bien, puesto que el primer destello de las bujías sobre aquella tela había disipado la soñolienta modorra que pesaba sobre mis sentidos, devolviéndome al punto a la vigilia.
Como ya he dicho, el retrato representaba a una mujer joven. Sólo abarcaba la cabeza y los hombros, pintados de la manera que técnicamente se denomina vignette, y que se parece mucho al estilo de las cabezas favoritas de Sully. Los brazos, el seno y hasta los extremos del radiante cabello se mezclaban imperceptiblemente en la vaga pero profunda sombra que formaba el fondo del retrato. El marco era oval, ricamente dorado y afiligranado en estilo morisco. Como objeto de arte, nada podía ser más admirable que aquella pintura. Pero lo que me había emocionado de manera tan súbita y vehemente no era la ejecución de la obra, ni la inmortal belleza del retrato. Menos aún cabía pensar que mi fantasía, arrancada de su semisueño, hubiera confundido aquella cabeza con la de una persona viviente. Inmediatamente vi que las peculiaridades del diseño, de la vignette y del marco tenían que haber repelido semejante idea, impidiendo incluso que persistiera un solo instante. Pensando intensamente en todo eso, quédeme tal vez una hora, a medias sentado, a medias reclinado, con los ojos fijos en el retrato. Por fin, satisfecho del verdadero secreto de su efecto, me dejé caer hacia atrás en el lecho. Había descubierto que el hechizo del cuadro residía en una absoluta posibilidad de vida en su expresión que, sobresaltándome al comienzo, terminó por confundirme, someterme y aterrarme. Con profundo y reverendo respeto, volví a colocar el candelabro en su posición anterior. Alejada así de mi vista la causa de mi honda agitación, busqué vivamente el volumen que se ocupaba de las pinturas y su historia. Abriéndolo en el número que designaba al retrato oval, leí en él las vagas y extrañas palabras que siguen:
«Era una virgen de singular hermosura, y tan encantadora como alegre. Aciaga la hora en que vio y amó y desposó al pintor. Él, apasionado, estudioso, austero, tenía ya una prometida en el Arte; ella, una virgen de sin igual hermosura y tan encantadora como alegre, toda luz y sonrisas, y traviesa como un cervatillo; amándolo y mimándolo, y odiando tan sólo al Arte, que era su rival; temiendo tan sólo la paleta, los pinceles y los restantes enojosos instrumentos que la privaban de la contemplación de su amante. Así, para la dama, cosa terrible fue oír hablar al pintor de su deseo de retratarla. Pero era humilde y obediente, y durante muchas semanas posó dócilmente en el oscuro y elevado aposento de la torre, donde sólo desde lo alto caía la luz sobre la pálida tela. Mas él, el pintor, gloriábase de su trabajo, que avanzaba hora a hora y día a día. Y era un hombre apasionado, violento y taciturno, que se perdía en sus ensueños; tanto, que no quería ver cómo esa luz que entraba lívida, en la torre solitaria, marchitaba la salud y la vivacidad de su esposa, que se consumía a la vista de todos, salvo de la suya. Mas ella seguía sonriendo, sin exhalar queja alguna, pues veía que el pintor, cuya nombradía era alta, trabajaba con un placer fervoroso y ardiente, bregando noche y día para pintar a aquella que tanto le amaba y que, sin embargo, seguía cada vez más desanimada y débil. Y, en verdad, algunos que contemplaban el retrato hablaban en voz baja de su parecido como de una asombrosa maravilla, y una prueba tanto de la excelencia del artista como de su profundo amor por aquella a quien representaba de manera tan insuperable. Pero, a la larga, a medida que el trabajo se acercaba a su conclusión, nadie fue admitido ya en la torre, pues el pintor habíase exaltado en el ardor de su trabajo y apenas si apartaba los ojos de la tela, incluso para mirar el rostro de su esposa. Y no quería ver que los tintes que esparcía en la tela eran extraídos de las mejillas de aquella mujer sentada a su lado. Y cuando pasaron muchas semanas y poco quedaba por hacer, salvo una pincelada en la boca y un matiz en los ojos, el espíritu de la dama osciló, vacilante como la llama en el tubo de la lámpara. Y entonces la pincelada fue puesta y aplicado el matiz, y durante un momento el pintor quedó en trance frente a la obra cumplida. Pero, cuando estaba mirándola, púsose pálido y tembló mientras gritaba: “¡Ciertamente, ésta es la Vida misma!”, y volvióse de improviso para mirar a su amada… ¡Estaba muerta!»

____________________
The Oval Portrait
Graham’s Lady’s and Gentleman’s Magazine, abril de 1842.
En una primera versión —al igual que en Berenice—, Poe presentó al héroe sometido a la influencia del opio, lo cual explica mejor la tonalidad de su visión del retrato oval. Charles Whibley afirmó de este cuento que «otro escritor necesitaría cinco páginas para explicar lo que Poe sugiere en las cinco primeras líneas». Marie Bonaparte ha visto otra prueba de un complejo de Edipo en Poe: «En ese retrato oval revive el medallón de Elizabeth Arnold» (la madre de Poe, cuyo retrato en miniatura conservó él siempre).

34 comentarios:

Anónimo dijo...

el retrato oval , me parece un relato fascinante mostrando la expresión de los artistas para querer lograr la similitud con la persona a la que desean retratar , me llama mucho la atención el punto de que la joven amada del pintor estuviera muerta cuando , el mismo termino la pintura , yo pienso que el alma de la joven dama al fallecer , se dirigió hacia el cuadro y allí permaneció después de haberse concluido el trabajo.

Karen Montana , 4to año , colegio Santa Clara De Asís ,( 2016 )

Anónimo dijo...

Cada pincelada que el artista daba en aquel cuadro era un poco de la vida de su amada, tanta es la pasión y el fervor por plasmar su belleza en la pintura que, sin detenerse a pensar, se fue su vida en ella.
La joven, sin hacer comentario alguno, se entrego a su esposo sabiendo que poco a poco el trabajo de este la estaba consumiendo.
Sin duda es una historia fantástica, pero el cuadro, desde ya, atesora la vida de la virgen quien todos admiran al mirar y se impresionan al sentir que ella mujer está viva, y quizás asi es...

Camila Fernandez - 4to año, Santa Clara de Asís

Anónimo dijo...

me parece un relato fascinante , tipico de poe , sus relatos son impresionantes , este es uno de ellos , el cual es fantastico para mi
des legay , santa clara de asis , 4to año 2016
lour

Camila Fernandez dijo...

Cada pincelada que el artista daba en aquel cuadro era un poco de la vida de su amada, tanta es la pasión y el fervor por plasmar su belleza en la pintura que, sin detenerse a pensar, se fue su vida en ella.
La jóven, sin hacer comentario alguno, se entrego a su esposo sabiendo que poco a poco el trabajo de este la estaba consumiendo.
Sin duda es una historia impresionante, pero el cuadro, desde ya, atesora la vida de la virgen quien todos admiran al mirar y se impresionan al sentir que ella mujer está viva, y quizás asi es...
Podríamos decir que esta es la versión fantástica de la historia, pero también podemos interpretar que el personaje principal al estar herido y con fiebre haya alusinado que el cuadro tenía vida y esto solo sea parte de su imaginación.
La interpretación será elegida por el lector, dejandose llevar por los valores y los intereses de quien lo lea. Esto es algo que Poe siempre le aporta a sus narraciones, dandonos la posibilidad de crear nuestras propias hipótesis.

Camila Fernandez, 5to Año, Santa Clara de Asís

Camila Pirolo dijo...

Es una historia de misterio, que a pesar de ser corta, capta fácilmente la atención del lector.
El protagonista se siente particularmente atraído a aquella pintura con forma oval.
Sintiendo que la mujer retratada tiene vida.
La mujer a la cual tanto le disgustaba el arte, fue absorbida por él, a través de la pintura de su esposo.
Tal vez es por eso, que al ver la pintura se puede sentir que ésta tiene vida, porque la vida de la joven quedó atrapada allí.
También podemos pensar que fue todo una ilusión del personaje principal, como consecuencia de la fiebre y de las heridas que tenía.
En fin, otra increíble historia más que deja al azar la interpretación del lector.
Camila Pirolo 5to año Santa Clara de Asis

Anónimo dijo...

A medida que iba avanzando el cuento no podía evitar imaginar a la joven mujer del retrato oval  y el castillo en donde se encontraba , para mi la pintura absorbió a la chica o tambien podría a ver sido que al estar tanto tiempo sentada y esperando falleció .
Este relato me hizo acordar a algunas historias de vampiros ej: La oscuridad , y como los vampiros consumen la  vitalidad de la personas al igual que esta pintura consumió (Absorbio)la vida de la modelo .Para mi lo único malo de este relato es que Finaliza muy rápido.
Lourdes legay 5to año Santa clara de Asís

Anónimo dijo...

Mientras que el cuento va avanzando, nos narra y demuestra como los pintores de esa época se tomaban tan enserio su trabajo,a pesar de ser un relato corto, es fascinante.

"Ciertamente esta es la Vida Misma", yo por mi parte lo relacione con el tema sobre-natural por parte de que la chica al fallecer , fue como si su alma quedara plasmada en el retrato del pintor, y viviera en ella para siempre.

Hasta ahora, al leer los cuentos de Edgar Allan Poe, el tema de la muerte predomina en variedad de sus relatos , lo que insita mas, tanto a mi, como a otros lectores a leer mas de sus cuentos y a saber quien es este escritor y que fue de el .

Karen Montana 5to año , Santa Clara de Asís

Anónimo dijo...

Poe en su relato nos quiere enseñar lo que es el arte. En esta narración se habla acerca de que un hombre vivía en un castillo y conoce a una mujer, se enamora y la pinta en un cuadro. Mientras lo hacía, la mujer se marchitaba. Al finalizar su retrato el muchacho está feliz porque podrá ver a su esposa cuando ella no esté; pero cuando voltea para mostrarle su pintura a la joven, esa felicidad se vuelve tristeza, sorpresa y desesperación, ya que ella estaba muerta.
Julián Santoro, 5to año Colegio Santa Clara de Asís.

Abril Buccilli dijo...

Abril Buccilli - Colegio Durham - 3°a.
Este cuento me parece profundamente metafórico a que, a veces, le damos más atención a lo material por sobre la gente importante pero solo tomamos conciencia cuando los perdemos y nos quedamos únicamente con lo inerte, con lo desalmadamente inerte.
Creo que el pintor estaba tan sumergido en la pintura que logró darle tanta vida que se la quitó a su esposa. Aunque esta es solo una de las opciones, otra posibilidad era que ella hubiese enfermado y su esposo no lo notó a tiempo.
El castillo entonces quedó vacío como el alma de aquél artista que ya no tenía esposa, solo los cuadros que le habían costado a su amada. Un vacio que no se llena con témperas, óleos y simples retratos que son bonitos pero no pueden abrazarte ni transmitir emociones es solo frío arte.
Pero si nos vamos por el lado de lo lógico, una enfermedad que la consumió lentamente, que mientras su rostro palidecía, él buscaba darle más color a su obra, mientras ella agonizaba, él cuidaba que su creación no tuviese ningún rasguño, mientras ella moría, él la evitaba para darle toda su atención a lo que lo dejó careciendo de almam

nico gyukits dijo...

Esta Historia empieza destacando, al principio y hasta el terminar la historia, una reflexión sobre el arte, una reflexión sobre el amor y la creencia en objetos mágicos que siempre han fascinado a la imaginación de los hombres.

Este relato narra la historia de un hombre herido que pasa la noche en un castillo abandonado recientemente.

El castillo era suntuoso y estaba decorado con hermosos tapices y cuadros, además de que contaba con una cantidad enorme de habitaciones también bellamente decoradas y llenas de cuadros modernos, religiosos y demás.

El hombre toma un pequeño libro que encuentra debajo de la almohada en el que hay una breve descripción de los cuadros y las obras de arte.

Se fija en un retrato oval de una joven que estaba pintado en un retrato de medio cuerpo, da muchas características del cuadro y confiesa que este llama la atención en cada momento que trata de no pensarlo, y procede a leer su historia.

Ella era una virgen de singular hermosura que se enamoró de un pintor, el cual era de carácter apasionado, estudioso y austero.

El pintor le hizo un retrato, de forma que todos los días ella tenía que subir a su torre para ser pintada durante horas.

Nos habla que el pintor se perdió en una inspiración tan grande que llego a descuidar a gran grado a su nueva esposa.

El tiempo pasaba y la joven se iba marchitando

Tanto es así, que el retrato concluye cuando el pintor da los últimos retoques al cuadro, este esta maravillado con la obra, pues ahora podría ver a su amada todo los días en ese retrato que le llevo tanto tiempo diciendo:

Ciertamente este cuadro, es la vida misma-, pero al voltear a mostrar a su musa el cuadro por fin terminado se lleva una gran sorpresa y sombre que lo llena de terror pues al volverse hacia su amada. ¡Estaba muerta!
NICO GYUKITS 3 A.SALUDOS

Anónimo dijo...

Esta Historia empieza destacando, al principio y hasta el terminar la historia, una reflexión sobre el arte, una reflexión sobre el amor y la creencia en objetos mágicos que siempre han fascinado a la imaginación de los hombres.
Este relato narra la historia de un hombre herido que pasa la noche en un castillo abandonado recientemente.
El castillo era suntuoso y estaba decorado con hermosos tapices y cuadros, además de que contaba con una cantidad enorme de habitaciones también bellamente decoradas y llenas de cuadros modernos, religiosos y demás.
El hombre toma un pequeño libro que encuentra debajo de la almohada en el que hay una breve descripción de los cuadros y las obras de arte.
Se fija en un retrato oval de una joven que estaba pintado en un retrato de medio cuerpo, da muchas características del cuadro y confiesa que este llama la atención en cada momento que trata de no pensarlo, y procede a leer su historia.
Ella era una virgen de singular hermosura que se enamoró de un pintor, el cual era de carácter apasionado, estudioso y austero.
El pintor le hizo un retrato, de forma que todos los días ella tenía que subir a su torre para ser pintada durante horas.
Nos habla que el pintor se perdió en una inspiración tan grande que llego a descuidar a gran grado a su nueva esposa.
El tiempo pasaba y la joven se iba marchitando.
Tanto es así, que el retrato concluye cuando el pintor da los últimos retoques al cuadro, este esta maravillado con la obra, pues ahora podría ver a su amada todo los días en ese retrato que le llevo tanto tiempo diciendo:
Ciertamente este cuadro, es la vida misma-, pero al voltear a mostrar a su musa el cuadro por fin terminado se lleva una gran sorpresa y sombre que lo llena de terror pues al volverse hacia su amada. ¡Estaba muerta!

Anónimo dijo...

Esta Historia empieza destacando, al principio y hasta el terminar la historia, una reflexión sobre el arte, una reflexión sobre el amor y la creencia en objetos mágicos que siempre han fascinado a la imaginación de los hombres.
Este relato narra la historia de un hombre herido que pasa la noche en un castillo abandonado recientemente.
El castillo era suntuoso y estaba decorado con hermosos tapices y cuadros, además de que contaba con una cantidad enorme de habitaciones también bellamente decoradas y llenas de cuadros modernos, religiosos y demás.
El hombre toma un pequeño libro que encuentra debajo de la almohada en el que hay una breve descripción de los cuadros y las obras de arte.
Se fija en un retrato oval de una joven que estaba pintado en un retrato de medio cuerpo, da muchas características del cuadro y confiesa que este llama la atención en cada momento que trata de no pensarlo, y procede a leer su historia.
Ella era una virgen de singular hermosura que se enamoró de un pintor, el cual era de carácter apasionado, estudioso y austero.
El pintor le hizo un retrato, de forma que todos los días ella tenía que subir a su torre para ser pintada durante horas.
Nos habla que el pintor se perdió en una inspiración tan grande que llego a descuidar a gran grado a su nueva esposa.
El tiempo pasaba y la joven se iba marchitando.
Tanto es así, que el retrato concluye cuando el pintor da los últimos retoques al cuadro, este esta maravillado con la obra, pues ahora podría ver a su amada todo los días en ese retrato que le llevo tanto tiempo diciendo:
Ciertamente este cuadro, es la vida misma-, pero al voltear a mostrar a su musa el cuadro por fin terminado se lleva una gran sorpresa y sombre que lo llena de terror pues al volverse hacia su amada. ¡Estaba muerta!
LUCAS AKERME- COLEGIO DURHAM 3ªA

Anónimo dijo...

Este cuento me llamo muchísimo la atención ,ya que te deja pensando que le paso realmente a la modelo ,si fue absorbida por la pintura o si ella Murió esperando que el terminara El retrato . Se enfoca Mucho en el amor y
El arte
No pude evitar Imaginar el castillo en el cual se hallaba el Retrato oval (El castillo era suntuoso y estaba decorado con hermosos tapices y cuadros, además de que contaba con una cantidad enorme de habitaciones también bellamente decoradas y llenas de cuadros modernos y religiosos)
Lucila Bravo 5to Año SANTA CLARA DE ASIS

Diego Lazaro dijo...

Este cuento de Poe narra la historia de un pintor que decide retratar a su esposa.Este pintor mientras pintaba el cuadro, se iba enamorando de este.Aunque su esposa siente celos por el cuadro, ya que, ella sigue enamorada del hombre, es más, ella tranquilamente posa para el durante semanas, y mientras que el avanzaba con su obra, la mujer se iba palideciendo, hasta que al final del cuadro él se da cuenta que la mujer estaba muerta.
Para mí este cuento esta centrado en el egoísmo y en el entusiasmo del personaje por el cuadro.
Diego Lazaro 3roA Colegio Durham

Anónimo dijo...

Es un cuento corto de Edgar Allan Poe, no se especifica en que época transcurre la historia. El narrador del cuento es el protagonista y cuenta una historia que encontró en un libro.
Se trata de que el protagonista y su criado encuentran un castillo abandonado, con muchas pinturas y con un volumen que tenía las críticas de cada una de ellas. Hubo un cuadro que le llamo la atención y el cuento trata de los hechos misteriosos que rodearon a su creación.
Como otros cuentos de Poe la historia se refiere a una mujer joven que muere y alguien que esta obsesionado de ella.
Matias Gaute 3roA Colegio Durham

Bruno gaita 3ro a colegio durham dijo...

Este cuento de Edgar Allan Poe me pareció muy interesante, se trata de un pintor que quiere retratar a su esposa, este mientras iba pintando el cuadro de empezó a enamorar del mismo y su esposa empezó a sentir celos de el cuadro. Su esposa posó para el por semanas para que vaya avanzando con el retrato, y mientras el seguía pintando el cuadro su esposa se iba poniendo pálida hasta que lo termino y se dio cuenta que su esposa había fallecido.
Esto me pareció que el pintor sólo pensó en el y no lo que le sucedía a su esposa.

Floppy Belu dijo...

Florencia Otero – Colegio Durham 3° “A”
Me gustó éste cuento porque me atrapó el misterio que hay en la trama.
Poe narra la historia donde un pintor retrata a su joven y hermosa esposa. Ella ama tanto a su esposo que posa para el retrato. El pintor está tan concentrado en su obra que no se da cuenta lo que sucede a su alrededor, es decir, solo ve y piensa en el retrato. Con el paso del tiempo la joven se iba debilitando sin que el pintor se diese cuenta, porque él no la miraba por estar obsesionado con la pintura. El pintor con cada pincelada le quitaba vida a la joven. Cuando éste termina el retrato, levanta la vista y ve que su esposa ésta muerta.
Para mí el pintor es egoísta y enloqueció por realizar esta pintura, ya que no existía otra cosa que el retrato.

Sofia Di Sandro (Colegio Durham 3° "A") dijo...

Este cuento me gustó mucho, ya que refleja situaciones que ocurren en la vida real como:
• Cuando uno hace cosas que no le gustan para complacer a otros trae malas consecuencias para uno mismo.
• Cuando uno se obsesiona con algo deja de lado todo lo demás mientras la vida sigue y no se detiene por nadie.
El formato de este texto es enmarcado, es decir, hay un texto dentro de otro y me pareció una casualidad que Poe haya escrito este cuento enmarcado (como una pintura dentro de un marco) y el relato que se enmarca es la historia de la pintura.

Anónimo dijo...

Tamashiro Evelyn 3° "A" Durham.
"El retrato oval"
Me gusta mucho este cuento, creo que tiene un final inesperado ya que ¿quién se imaginaría que la chica que estaba siendo retratada moriría? Igualmente en los relatos de Poe que he leído hasta ahora siempre hay muertes.
Es interesante y original la idea que plantea la historia porque mientras el cuadro va cobrando ''vida'' cuando el hombre le daba color la joven se iba deteriorando, perdiendo el color y su vida.
Se ve que la joven quería tanto al pintor que le entregó su vida y a él no le importó, solo le importaba el retrato y terminarlo, pareciera que este estaba enamorado de la pintura.

Teo Lopez-3er año A-Colegio Durham dijo...

Este es mi cuento favorito de Poe, no solo por la forma en la que está narrado, el lector puede interpretar el terror del hombre que se horroriza tras leer la descripción del cuadro. Pero además me encana porque me permitió conocer y leer El Retrato de Dorian Grey , de Oscar Wild, que en mi opinión, es uno de los mejores libros de la historia.
En la historia presenta el formato enmarcado , es decir, que cuenta una historia dentro de otra. La cual se presenta como un hombre y su criado ingresando a un castillo abandonado para refugiarse. Él protagonista se encandila con un cuadro de marco oval, decidido, lee la historia del mismo. Esta consiste en un pintor empeñado en esculpir a su esposa, acto que le toma tanto tiempo que, cuando termino y decidió mirar a su esposa, ya estaba muerta.

Gianfranco Riccelli - 3er Año ´´A´´ - Colegio Durham dijo...

Este fabuloso relato de Poe cuenta la historia de un hombre al que dejan hospedarse en un castillo. Este castillo está decorado con las más bellas obras de arte, pero había una la cual le llamaba bastante la atención por el realismo de esta. Esa misma noche encuentra, debajo de su almohada un libro el cual cuenta el origen de cada uno de los cuadros. Ante la curiosidad decide leer la historia de este cuadro que le había llamado la atención. Al parecer la mujer que había sido pintada se había enamorado de un pintor, este le pidió que todas las tardes fuera con el así podía retratarla. Poco a poco el finalizaba su obra y la mujer empeoraba su salud. Y el final de esto es que al terminar su obra el pintor se voltio para ver a su amada muerta. Esto tiene dos explicaciones, primero que ella estuviera enferma y aun así dejo que su amado la pintara hasta el ultimo de sus días; la segunda opción es que este cuadro al volverse cada vez mas realista fuera absorbiendo la vida de esta mujer y que al finalizarse termino de absorber lo que quedaba de su vida, dándole este extremo realismo.
Hay que destacar que Poe en esta historia utiliza el recurso literario de relato enmarcado, que consiste en contar una historia dentro de otra.

Santi Pulleiro dijo...

Santiago Fernández Pulleiro colegio Durham año 3 A
Este relato es uno de los favoritos de de Poe la trama muy interesante .
Una de mis partes favoritas es cuando el protagonista se encuentra con el tan nombrado retrato y la historia del mismo empieza a ser contada

Anónimo dijo...

Este cuento sí logró atraparme, realmente me gustó y me llamó la atención en cada momento. La narración es original y atrapante.
Me gustó imaginarme el castillo ya que estaba decorado con hermosos tapices y cuadros, además de las numerosas y enormes habitaciones con las que contaba, llenas de cuadros y decoraciones. Me llamó la atención el final ya que queda la duda de qué le pasó a la modelo, muy interesante.

Carolina Sainz, 5to año. Santa Clara de Asís, 2017.

Anónimo dijo...

Este cuento fue uno de los mejores que leí de Poe, me gusto mucho dado a que durante el transcurso de la lectura en lo único que pensaba era en el final inesperado, en el cual la mujer que había sido retratada murió cuando su marido que tenia una gran obsesión con ella la pintaba.
Parecería que con cada pincelada de color que el pintor le daba al cuadro, la joven se deterioraba y así se acercaba su final.
Ademas, me pareció muy interesante que esta historia cuente una dentro de otra y que gracias a esta aumentemos la imaginación, no solo del retrato de la bella mujer sino de las salas del castillo decorado con tapices y cuadros.
-Amabile Malena, 5to año. Santa Clara de Asis

Los mejore de tercero dijo...

Este cuento de poe es misterioso, ya el protagonista se siente atraído por la pintura con la forma oval en el castillo que estaba decorado con hermosos tapices y cuadros.Además de que contaba con una cantidad enorme de habitaciones también bellamente decoradas y llenas de cuadros modernos, y religiosos. sintiendo que la mujer en el cuadro tiene vida, ella era una virgen de singular hermosura que se enamoró de un pintor , el cual era de carácter apasionado, estudioso , el pintor le hace un retrato, pero se termina perdiendo en la inspiración, y la chica se iba marchitando. Al final el mismo pintor era el protagonista que la pintaba a la chica , cuando termina con los últimos retoques, se lleva una gran sorpresa su amada había muerto. creo que al final el protagonista debido a las heridas que tenia podría ser toda una ilusión.

Ricardo Cabral 5to Santa Clara de Asís

Anónimo dijo...

el retrato oval , me parece un excelente relato ya que muestra la expresión de los artistas para querer lograr la similitud con la persona a la que quieren retratar, la mujer que había sido retratada murió cuando su marido que tenia una gran obsesión hacia ella la pintaba. Me llamo la atención que una historia cuente dentro de otra.
Micaela Medina, 5to año Santa Clara de Asis.

Anónimo dijo...

Poe en su relato nos quiere enseñar lo que es el arte. Me parece interesante que haya muerto cuando su marido obsesionado la pintaba. Me parecio una muy buena historia.
Gonzalo Aranda, 5to Santa Clara

Chiara Petrone 5to año dijo...

En este cuento lo que mas me llamó la atención fue como la mujer, a pesar de su rechazo al arte, dejó que su amante hiciera un retrato de ella, el cual al protagonista le pareció muy intenso y extraño ya que al parecer la mujer tenía vida.
Cada pincelada que el artista le daba al retrato, se llevaba una parte de la virgen, hasta que la fue consumiendo por completo y quedó atrapada en él.
Por otro lado, se puede considerar que el protagonista estaba alucinando debido a la fiebre y las heridas que tenía.
Chiara Petrone, 5to año. Santa Clara de Asís.

Pola Frasson dijo...

Valentino Frasson Colegio Durham 3°A
Este cuento de Poe me pareció muy atrapante, ya que narra la historia de un pintor que decide retratar a su esposa. Este pintor mientras pintaba el cuadro se iba enamorando de este. Aunque su esposa siente celos por el cuadro, ya que, ella sigue enamorada del hombre, es más, ella tranquilamente posa para el durante semanas, y mientras que el avanzaba con su obra, la mujer se iba palideciendo, hasta que al final del cuadro él se da cuenta que la mujer estaba muerta.
Para mí este cuento esta centrado en el egoísmo y en el entusiasmo del protagonista por el cuadro.
_Cuando uno hace cosas que no le gustan para complacer a otros trae malas consecuencias para uno mismo. (La esposa del personaje muere y siente celos).

Lara Petto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lara Petto dijo...

Lara Petto colegio Durham 3ro A
Este cuento me parece una reflexión sobre el arte y el amor, algo muy interesante que llama la atención ya que el hombre vive haciendo algo que le apasiona pero no se da cuenta de la realidad. Pienso que hay que tener tiempo para el amor y para una pasión por algo como en este caso pintar.

Anónimo dijo...

Este cuento misterioso habla sobre, que el protagonista se siente atraido por la figura que se hallaba en el retrato que encontro dentro de una casa abandonada, ese cuadro tenia una historia.
El pintor de ese cuadro estaba retratando a su mujer, al terminar el cuadro se giro para ver a su mujer y la encontro muerta
Luz Tortorelli 5 año Colegio Santa Clara de Asís

Agustina Lopardo dijo...

Este cuento me parece una manera de como mirar la vida... como pasa el tiempo, uno sin darse cuenta como pasa en el cuento puede consumir la vida de otra persona por un simole capricho (como este fue la pintura) está muy bien narrado ya que podes entender bien que hay una historia dentro de otra historia. Agustina lopardo 5to Santa clara

Anónimo dijo...

Este cuento me parece completamente metafórico. Entontramos una historia muy interesante en la cual el protagonista se siente atraido por una pintura. El siente que la mujer que estaba retratada en esa pintura tiene vida. Podriamos pensar que todo lo que le ocurrió a este hombre fue pura ilusión por causa de su enfermedad.
Encontramos reflexiones sobre el arte y el amor y la creencias en situaciones mágicas.
Como mayormente estamos acostumbrados este es otro gran relato de Poe que deja interpretar varias cosas. Lo unico que podria decir es que es muy breve y me hubiera gustado que la historia continuara.
molina Yanina5to santa clara de Asís